El BCRA modifica el régimen de operadores de cambio y las normas que regulan el mercado de cambios

Por Agustin Cerolini y Julieta Mel

El 30 de abril de 2020, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) emitió las Comunicaciones “A” 6999 y 7001 a través de las cuales modificó la regulación aplicable a los operadores de cambio y cierta regulación del Mercado Único y Libre de Cambios.

En tal sentido, mediante la Comunicación “A” 6999, el BCRA eliminó la posibilidad de que las sociedades inscriptas como agencias o casas de cambio puedan realizar simultáneamente otras actividades comerciales, industriales o de otra clase. En tal sentido, las sociedades inscriptas como agencias o casas de cambio solo podrán realizar actividades vinculadas al turismo y venta de pasajes.

Asimismo, entre otras modificaciones, la Comunicación establece que:

  • Los operadores de cambio podrán transformarse en casas o agencias de cambio, según el caso, dando cumplimiento a lo previsto en el texto ordenado de Operadores de Cambio;
  • Las casas y agencias de cambio deberán observar las normas contables, sobre regímenes informativos y sobre auditorías establecidas para ellas por el BCRA; y,
  • Las casas y agencias de cambio deberán remitir al BCRA sus estados contables y demás información que el BCRA establezca.

Por último, esta Comunicación dispuso que los operadores de cambio que no se adecuen a estas nuevas disposiciones, deberán presentar a la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias un plan de encuadramiento. Dicha presentación deberá realizarse dentro de los próximos 30 días corridos, cuyo plazo de cumplimiento total no podrá exceder el 30 de septiembre de 2020, para lo cual el BCRA considerará la complejidad de cada situación en particular.

 

Por otro lado, a través de la Comunicación “A” 7001 el BCRA estableció que:

  • A efectos de acceder al mercado de cambios para la cancelación de capital e intereses de endeudamientos con el exterior pendientes al 19 de marzo de 2020, cuando el pago no tuviera una fecha de vencimiento o su vencimiento hubiese operado con anterioridad a dicha fecha, se deberá contar con la conformidad previa del BCRA excepto que la entidad cuente con una declaración jurada del cliente dejando constancia que no tiene pendientes financiaciones en pesos previstas en la Comunicación “A” 6937 (sobre incentivos financieros para PyMEs) ni las solicitará en los 30 días corridos siguientes.
  • Aquellos que mantengan pendientes de cancelación financiaciones previstas en la Comunicación “A” 6937 no podrán, hasta su total cancelación, vender títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferirlos a entidades depositarias del exterior.
  • Para las operaciones de clientes que correspondan a egresos por el mercado de cambios, adicionalmente a los requisitos que sean aplicables en cada caso, las entidades deberán requerir la presentación de una declaración jurada del cliente en la que conste que: (a) en el día en que solicita el acceso al mercado y en los 30 días corridos anteriores no ha efectuado ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior, y (b) se compromete a no realizar las actividades previstas en el inciso (a) por los 30 días corridos subsiguientes. Este requisito no resultará de aplicación para las operaciones de egresos que correspondan a operaciones propias de la entidad en carácter de cliente.
  • El monto igual o superior que las entidades deberán informar al BCRA por egresos por el mercado de cambios a realizarse por solicitud de clientes u operaciones propias de la entidad que impliquen un acceso al mercado de cambios será de US$ 500.000 (antes US$ 2.000.000).
  • Además de las operaciones ya previstas, las entidades financieras y las empresas no financieras emisoras de tarjetas locales deberán contar con la conformidad previa del BCRA para acceder al mercado de cambios para realizar pagos al exterior por el uso de dichas tarjetas cuando tales pagos se originen a través del uso de redes de pagos internacionales por la adquisición de joyas, piedras preciosas y metales preciosos (oro, plata, platino, etc.).