La AFIP establece un nuevo Régimen de Información de Planificaciones Fiscales

Por Javier Malamud y Aylén López

La AFIP emitió la RG 4838/2020 mediante la cual establece un régimen de información de planificaciones fiscales (IPF). El principal objetivo de este régimen de declaración obligatoria de planificaciones fiscales radica en incrementar el nivel de conocimiento respecto de las operaciones y estructuras que utilizan las empresas a los efectos de obtener ventajas fiscales y/o disminuir su carga impositiva.

Este régimen incluirá tanto las planificaciones fiscales nacionales como internacionales. Se entiende por planificación fiscal nacional a todo acuerdo, esquema, plan y cualquier otra acción de la que resulte una ventaja fiscal o cualquier otro tipo de beneficio en favor de los contribuyentes comprendidos en ella, que se desarrolle en la República Argentina con relación a cualquier tributo nacional y/o régimen de información establecido. Una planificación fiscal internacional incluye a todo acuerdo, esquema, plan y cualquier otra acción de la que resulte una ventaja fiscal o cualquier otro tipo de beneficio en favor de los contribuyentes comprendidos en ella, que involucre a la República Argentina y a una o más jurisdicciones del exterior. En ese marco, se considerará especialmente en las siguientes situaciones:

(i) Se utilicen sociedades para el aprovechamiento de convenios para evitar la doble imposición, se adopten estrategias para evitar la configuración del estatus de establecimiento permanente, se produzca un resultado de doble no imposición internacional, se permita la locación de una o varias bases imponibles en fiscos extranjeros o se pretenda evitar la presentación de algún régimen de información.

(ii) Se encuentren involucradas jurisdicciones no cooperantes o de baja o nula tributación.

(iii) Se aprovechen las asimetrías existentes en las leyes tributarias de dos o más jurisdicciones en lo que respecta al tratamiento y/o calificación de una entidad o contrato o de un instrumento financiero, que tengan por efecto una ventaja fiscal o cualquier otro tipo de beneficio.

(iv) La persona humana, sucesión indivisa, sociedad, fideicomiso, fundación o cualquier otro ente del exterior o instrumento legal posea doble residencia fiscal.

(v) Cualquier sujeto posea derechos inherentes al carácter de beneficiario, fiduciante, fiduciario, fideicomisario (o similar) de fideicomisos (trusts o similares) de cualquier tipo constituidos en el exterior, o en fundaciones de interés privado del exterior o en cualquier otro tipo de patrimonio de afectación similar situado, radicado, domiciliado y/o constituido en el exterior.

(vi) Se encuentre específicamente contemplada en el micrositio “Régimen de Información de Planificaciones Fiscales”.

 

Sujetos obligados

(i) Contribuyentes: cuando participen en una planificación fiscal.

(ii) Asesores Fiscales: las personas humanas, jurídicas y demás entidades que, en el curso ordinario de su actividad, ayuden, asistan, aconsejen, asesoren, opinen o realicen cualquier actividad relacionada con la implementación de una planificación fiscal, siempre que participen en dicha implementación directamente o a través de terceros; además serán responsables de cumplir con el régimen de información cuando otros asesores fiscales vinculados, asociados y/o conectados directa o indirectamente implementen una planificación fiscal, independientemente de la jurisdicción donde se encuentre radicado, constituido o domiciliado el asesor fiscal vinculado, asociado y/o conectado directa o indirectamente.

Se trata de una obligación autónoma de cada uno de los sujetos obligados. Ahora bien, cuando el asesor fiscal se ampare en el secreto profesional, deberá notificar al contribuyente tal circunstancia. El contribuyente podrá relevar al asesor fiscal del secreto profesional para el caso particular o permanentemente.

 

Deben también informarse retroactivamente las planificaciones fiscales que hayan sido implementadas desde el 01/01/2019 y que aún subsistan.

Deberá suministrarse información exhaustiva en lenguaje claro y preciso a efectos de describir en forma acabada la planificación fiscal en cuestión y la manera en que resulta una ventaja fiscal o cualquier otro tipo de beneficio.

Los datos relativos a una planificación fiscal recabados por aplicación del presente régimen podrán ser objeto de intercambio de información con las jurisdicciones con las cuales el país tenga vigentes instrumentos para el intercambio de información.

Las consecuencias del incumplimiento de este deber de información tendrá impacto sobre la tramitación de solicitudes referidas a la incorporación y/o permanencia en los distintos registros implementados por la AFIP, a la obtención de certificados de crédito fiscal y/o de constancias de situación impositiva o previsional, encuadramiento en una categoría creciente de riesgo fiscal, entre otros. Asimismo, se establecerán las sanciones previstas en la Ley Nº 11.683.