Las pymes y las Obligaciones Negociables Garantizadas

Por Agustin Cerolini y Tomás French.

El pasado 16 de junio, la Comisión Nacional de Valores (“CNV”) dictó la Resolución General N° 696/2017 mediante la cual estableció un nuevo régimen para la emisión de obligaciones negociables por parte de las PyME.

La nueva regulación crea la figura de las Obligaciones Negociables Garantizadas, simplificando sustancialmente el ingreso y permanencia en el régimen de oferta pública por parte de las PyME cuando la emisión de sus obligaciones negociables se encuentre garantizada por Sociedades de Garantía Recíproca, Entidades Financieras y/o Fondos de Garantía.

El nuevo sistema se diferencia del régimen no garantizado esencialmente en el hecho de que la evaluación económica y financiera de la emisora queda en manos de las entidades que garantizan la emisión, las cuales pasan a tener un rol preponderante al momento de decidir si la emisora tiene o no capacidad económica y financiera para el repago de las obligaciones negociables.

El referido traspaso de competencias hacia las entidades garantes produce una simplificación considerable de la regulación a la que se encuentra sujeta este nuevo tipo de emisiones.

Puntualmente, en lo que hace a la emisión en sí, se elimina la necesidad de presentación de información contable y evaluaciones de riesgo. Respecto de la colocación, en cuanto únicamente admite la colocación primaria mediante subasta o licitación pública, no se requiere de la intervención de un agente colocador y es suficiente la intervención de un agente de liquidación y compensación o de un mercado (cualquier de ellos en carácter de organizador).

En lo que hace al “Régimen Informativo Periódico”, la emisora únicamente debe presentar ante la CNV sus estados contables anuales. Ello implica un gran ahorro de tiempo y recursos en tanto se no es necesaria la confección de estados contables trimestrales.

Por último, respecto del régimen de “Transparencia en el Ámbito de la Oferta Pública”, se releva a la emisora de la necesidad de contar con un Código de Protección al Inversor o Código de Conducta y se reducen los hechos relevantes que deben ser informados a la CNV, limitándolos a circunstancias vinculadas al concurso preventivo o quiebra y acontecimientos que afecten las actividades de la emisora.

 


 

Ventajas de las ONs PyME Garantizadas:

 Su emisión no requiere de la presentación de información contable y análisis de riesgos.

• Su colocación no requiere de la intervención de un agente colocador.

• El Régimen Informativo Periódico no requiere de la presentación de balances trimestrales.

• No se exige a la emisora contar con un Código de Protección al Inversor o Código de Conducta.

• Se reducen los hechos relevantes que deben ser informados a la CNV.