Nueva Ley de Moratoria Ampliada

Por Javier Malamud y Aylén López

El día 26 de agosto de 2020, se publicó la Ley 27.562, que amplía la moratoria establecida en la Ley 27.541 de diciembre de 2019. En este sentido,podrán adherirse los contribuyentes y responsables de los tributos y de los recursos de la seguridad social cuya aplicación, percepción y fiscalización estén a cargo de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), por las obligaciones vencidas al 31 de julio de 2020 inclusive. La fecha límite de acogimiento es el 31 de octubre de 2020.

Por otro lado, la normativa excluye a las personas humanas que posean activos financieros situados en el exterior, excepto que repatrien al menos el 30% del producido de su realización, directa o indirecta, dentro de los 60 días desde el momento de la adhesión. Para el caso de personas jurídicas, la condición de repatriación será de aplicación para sus socios y accionistas, directos e indirectos, que posean un porcentaje no inferior al 30% del capital social de las mismas. La norma se encarga de detallar pormenorizadamente qué entiende la AFIP por activos financieros situados en el exterior. 

Asimismo, se podrá incluir en este régimen la refinanciación de planes de pago vigentes y las deudas emergentes de planes caducos.

El acogimiento al régimen producirá la suspensión de las acciones penales tributarias y penales aduaneras en curso y la interrupción de la prescripción penal respecto de los autores, los coautores y los partícipes del presunto delito vinculado a las obligaciones respectivas. Esto aun cuando no se hubiere efectuado la denuncia penal hasta ese momento o cualquiera sea la etapa del proceso en que se encuentre la causa, siempre y cuando ésta no tuviere sentencia firme.

Las multas y demás sanciones correspondientes a obligaciones sustanciales devengadas al 31 de julio de 2020 quedarán condonadas de pleno derecho, siempre que no se encontraren firmes a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley y la obligación principal hubiera sido cancelada a dicha fecha. También serán condonados los intereses resarcitorios y/o punitorios correspondientes al capital cancelado.

La primera cuota vencerá, excepto que se trate de refinanciaciones, no antes del 16 de noviembre de 2020.

Respecto de las personas jurídicas que adhieran al régimen, el mismo caducará:

(i) Por la distribución de dividendos o utilidades a sus accionistas o socios, desde la entrada en vigencia de la presente norma y por los 24 meses siguientes.

(ii) Cuando desde la entrada en vigencia de la presente norma y por los 24 meses siguientes, se acceda al Mercado Único y Libre de cambios (“MULC”) para realizar pagos de beneficios netos a sociedades, empresas o cualquier otro beneficiario del exterior que revistan la condición de sujetos vinculados.

(iii) Cuando se hayan efectuado ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencias de estos a entidades depositarias del exterior, desde la entrada en vigencia de la presente norma por los 24 meses siguientes.

(iv)  Por la transferencia al exterior o compra en el exterior de activos financieros por parte de personas humanas o jurídicas, desde la entrada en vigencia de la presente norma y durante un período de 24 meses. 

Los agentes de retención y percepción quedarán liberados de multas y de cualquier otra sanción que no se encuentre firme a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley modificatoria, cuando exterioricen y paguen el importe que hubieran omitido retener o percibir, o el importe que, habiendo sido retenido o percibido, no hubieran ingresado, luego de vencido el plazo para hacerlo.  

Los contribuyentes cumplidores contarán con beneficios fiscales según la condición tributaria que revistan. 

Finalmente se suspende por el término de 1 año el curso de la prescripción de la acción para determinar o exigir el pago de los tributos y para aplicar multas, así como la caducidad de la instancia en los juicios de ejecución fiscal o de recursos judiciales.